Pasar al contenido principal
Museo Nacional de Arte Decorativo

Jesús con la cruz a cuestas de El Greco

En una de las salas del Museo se puede apreciar un óleo sobre tela realizado íntegramente por el pintor en el siglo XVI.

Jesús aparece de medio cuerpo, coronado de espinas y llevando la cruz. Sus manos se apoyan relajadas sobre el madero, no hay crispación ni gesto de esfuerzo. Algunas gotas de sangre caen sobre el rostro y el cuello, pero sin rictus de sufrimiento. Con serenidad camina hacia el calvario, sólo sus ojos están inundados en lágrimas y miran al cielo. Así lo pintó El Greco en el siglo XVI. La obra es excepcional, no solo por su belleza estética sino también el trazo del artista. Estudios realizados a la obra sugieren que sería la pieza matriz de otras pinturas sobre el mismo tema firmadas por el pintor, que atesoran varios museos alrededor del mundo.

Domenico Theotokopuli, El Greco, tuvo un taller en la ciudad española de Toledo. Ahí trabajaba junto a un importante número de ayudantes y aprendices con los que pintaba imágenes de tipo devocional y retratos de personajes adinerados a los que luego le vendía las obras. En el taller había modelos de iconografía entre los que el interesado elegía, luego se fijaban las dimensiones que tendría la obra y, de acuerdo al pago, era trabajada sólo por el artista con intervención del taller o íntegramente pintadas por los aprendices con toques finales del maestro.

Diversos estudios realizados a la obra “Jesús con la cruz a cuestas” demuestran que se trata de una obra “autógrafa”, íntegramente pintada por El Greco. Los análisis demostraron que en capas inferiores de pinturas se ven las manos en un gesto de crispación y esfuerzo que luego fue repintado con las manos laxas como tal cual se la conoce hoy en la versión que atesora el Museo.

Theotokopuli, Domenico - El Greco (1541-1614)

Jesús con la cruz a cuestas

Óleo sobre tela.

Alto 0,79 m, ancho 0,58 m.

España. Siglo XVI